LA PRIMERA FIESTA DE LA CERVEZA DE TOLEDO CUELGA EL SOLD OUT EN LOS GRIFOS